jueves, julio 27, 2006

Democracia

Desde pequeño he pensado en la democracia y en su validez como sistema político. Sin embargo, cualquier cosa que pueda decir no tiene verdadera validez hasta haber cumplido los 18 años, así que intentaré analizarlo empezando por esa época. Al cumplir la edad legal se te plantea un nuevo preámbulo, que realmente no va a cambiar tu vida radicalmente pero si que te va a plantear un nuevo reto moral, para el que nunca antes estabas reconocido. El reconocimiento de tu acción de elegir a tus representantes en el gobierno de la región (regional, nacional, o supranacional); lo que se denomina votar.

La influencia de tu decisión respecto al resto de tu comunidad puede variar en importancia ya sea por el tipo de Democracia establecida en tu país, la región cubierta por la elección, o incluso el tipo de consulta pública (aprobar una ley, referendum, etc.). Pero creo que este tema es demasiado extenso para ser tratado en un solo artículo así que me dedicaré únicamente al tema sobre el que quiero exponer; el derecho a votar.

Porque (y obviado el tema de la verdadera representatividad de las Democracias actuales, futuras o pasadas), la influencia de cada persona, de cada voto, es máxima en la elección del gobernante; de las personas que van a decidir, controlar e influenciar sobre muchos aspectos de tu vida. Principalmente (y recuerdo el dejar a parte la cuestión del tipo de Democracia) cada persona es un voto. Esto quiere decir que todos somos iguales y todos influenciamos lo mismo en la decisión.

La pregunta que surge inmediatamente es radical. Por qué mi voto vale lo mismo que el de otra persona. Es una pregunta que todos nos hemos hecho, a fin de cuentas todas las decisiones individuales se van a sumar y el partido que gane y sus decisiones van a repercutir en mi vida normal. Alguien a quien no conozco (muchos álguienes) han decidido que la mejor opción para el colectivo que formamos y al cual pertenezco, es una ideología contraria a mis deseos, o la han modificado de una manera con la cual no estoy de acuerdo. Sumemos además la influencia global tan de moda en los últimos tiempos.

El razonamiento es el siguiente: ya que me va a influir y de manera importante en mi vida esta decisión, quiero estar seguro de que la gente que la toma esté capacitada para tomarla. Lógico, normal. Aquí surge la teoría de las élites; solo gente capacitada debería tomar parte de esta decisión. Parece lógico. De hecho es algo que hacemos en la vida diaria. Por mucha igualdad que quiera tener, estoy seguro de dejar en manos de los médicos el cuidado de mi salud, el pilotar un avión, enseñar en una escuela, etc. En definitiva, gente sabia y experta que ha estudiado años para eso. Están preparados. ¿Por qué entonces no seguir el mismo razonamiento, en una decisión tan importante como ésta?

La respuesta es no, no se puede. La Democracia ha de tener una representatividad global, ser la decisión de toda la población. No se puede negar la participación, ya que ésta es el pilar básico sobre el que se sustenta la Democracia. Se confía en los expertos para gobernar, no para asumir el poder, decidir esto está en manos del pueblo. Ya que el autogobierno individual es inviable, por las influencias que tenemos sobre los demás, la siguiente opción que nos queda es el autogobierno colectivo. También descartado en su faceta más radical debido a la globalización lógica de una civilización que evoluciona (mirándolo únicamente desde la perspectiva económica, el solo hecho de la coordinación global sería imposible por su lentitud). La siguiente opción es el gobierno mediante representantes y por ser la forma más cercana y factible a lo que realmente queremos, nos quedamos con ésta.

Para responder no a la teoría de las élites hay que tener en cuenta el párrafo anterior. Hemos decidido dejar en manos de unos representantes el poder, el guiarnos conjuntamente como sociedad (somos una raza inteligente, aprovechamos la sinergia colectiva para evolucionar); y ese "hemos" representa al conjunto total de la sociedad. Cedemos poder para mejorar, no importa la condición de cada persona individual, su inteligencia, sexo, estudios, si realmente valora el programa de cada candidato o lo elige por lo guapo que es; puede que estén equivocados (o sólo nosotros pensemos que lo están). Lo único que es seguro es que toda persona renuncia a su autogobierno individual a cambio de la representatividad. Lo único en que coinciden todas las personas. Por eso hay que respetar su decisión, esté basada en los criterios que lo estén. votar a un partido o a otro, no votar o votar en blanco. No hay élites.

Es Democracia. El ser humano es una raza. Es la base sobre la que evolucionar.

"La inconveniencia de la élites en las decisiones democráticas" Locke, 1181 aCE.

Hasta la vista portavoz de los muertos.

5 Comments:

Blogger On said...

Tu voto no vale lo mismo (léete la loreg, q te vas a echar unas risas); de hecho, en nuestro caso concreto vale bastante menos.

En cuanto a lo de renunciar al autogobierno individual, me recuerda a esas teorías de Bobbio sobre la supraconstitucionalidad, o a las de Hobbes: todos los poderes se apoyan en una supuesta renuncia colectiva a derechos individuales.
Todo un alarde de pensamiento lógico: cuando no somos capaces de probar las cosas, las presuponemos y nos quedamos tan anchos. Así se puede demostrar desde la existencia de Dios hasta el pecado original (y de hecho, en este caso por ahí van los tiros, por mucho que les escueza a los socialmemócratas...).

Supongo que admitir que poder y violencia son sinónimos nos incomoda tanto como para caer en ese tipo de supersticiones.


¿No habrás estado con Peces Barba últimamente? No es buena compañía...

27 julio, 2006 11:44  
Blogger On said...

Mmmm... me has hecho recordar cosas de la carrera, y encima estoy convencido de que sabías que iba a leer ésto y te iba a contestar...

La próxima vez que te vea te atravesaré las rodillas con punzones :)

27 julio, 2006 11:50  
Blogger Txiki said...

Me acabas de matar. Yo enganchada hasta la ultima palabra, sin entender que pinto yo a la 1 de la mañana leiendo de política y sobretodo si etngo que madrugar. Mira que te vengo a ver recien llegada de vacaciones ...ay, ay, ay.

29 julio, 2006 01:15  
Blogger Portman said...

Me alegro de que lo hayais leído. La verdad es que sí On, pensé que ibas a escribir algo seguro y no me equivoqué.

De todas maneras queda la respuesta o mejor dicho la contrapartida que tiene que contar Demóstenes, pero me va a llevar tiempo. La verdad es que ha sido bastante complicado de escribir este texto. En parte por mi incultura en teorías y formas políticas, y por otro lado, porque tomo una posición y la defiendo, no intento comprender las demás opciones sino que las desmantelo y siento una base al estilo "verdad universal" (no se, creo que sabeis lo que quiero decir.)

en fin, gracias

03 agosto, 2006 01:11  
Blogger Carlos said...

Para la próxima, pon el discurso fúnebre de Pericles. Me emociono siempre que lo leo.

03 agosto, 2006 11:09  

Publicar un comentario

<< Home

ecoestadistica.com