miércoles, julio 05, 2006

Una madrugada en unas escaleras



Me recuerda a On escribir en las escaleras del Ejército del aire a las 2:30 de la mañana. Estoy seguro de que él lo haría. Estoy seguro de que lo ha hecho, porque siempre lleva una libreta a mano cuando lo necesita; claro que también la ha necesitado y no la tenía , pero esas historias han sido almacenadas en la gran Biblioteca del Sueño, guardadas por Lucien, donde las historias jamás escritas están almacenadas.

Esta historia es parte de esa biblioteca:

Ahora mismo mi corazón no puede sentir, no le dejo. Es la única manera que conozco de no volver a repetir el mismo dolor que me ha acechado decenas de veces en mi vida, el dolor más importante, más efímero y menos perenne que hay. El dolor del amor.

Absurdo es sin duda este sentimiento que nos obliga a hacer cosas que no queremos pero que sí deseamos. Deseamos que todo sea perfecto, la emoción triunfando sobre la razón. Por qué, pues precisamente porque le emoción no es controlable y la razón sí. Nos jode sobremanera el reconocer nuestra incapacidad. Incapacidad para controlar nuestro sentimientos.

Lo peor de la sabiduría es el no ignorar. Si eres sabio reconocerás cuando un amor no es correspondido. Sabrás que por mucho que hagas, por mucho que lo intentes no podrás hacer nada para cambiarlo. A un hombre ignorante le queda la esperanza. A un hombre sabio solo le queda el factor caos, efímero donde los haya y carpocho de Dioses egoistas.

No puedes aceptar el factor caos y lo sabes. Todo tiene consecuencias.

Mira colega (como diría Constantine) Sé que no puedes olvidar su olor, el sabor de sus labios, el tacto suave de su piel ante una caricia tuya. Sé que no puedes olvidar ningún momento con ella; pero he de decirte que ella algunos llos ha olvidado. Me imagino tu dolor; lo siento cada anochecer como mio, lo vivo y no te puedo ayudar. Ni siquiera se como ayudarme a mí mismo. Lo único que no puedo es dejar de quererla y desear que sea feliz.

Lo único que no puedo es dejar de pensar en ella.

Lo único que no puedo es dejarte a tí tirado.

Lo único que no puedo es estar a tu lado

Lo único que no puedo es dejar de darte mi amor.

Hasta la vista Friki del espacio (with all my love ;) )

6 Comments:

Blogger Txiki said...

plas, plas, plas... uau! me has emocionado. Creo que nunca leo cosas tuyas tan sacadas de dentro...un beso!

05 julio, 2006 22:14  
Blogger Mayor Koenig said...

Pue mira colega, eso es un descubrimiento que hice hace tiempo ya. Estas forzado a controlar el sentimiento (se podra decir ahogarlo antes que nazca), porque sino te vas a quedar jodido, para decirlo de forma clara

El problema es que es una solucion inmediata, no a largo plazo, que aun no la he encontrado y estoy empezando a dudar que exista.

Ay, que feliz eramos cuando eramos ignorantes...

06 julio, 2006 00:47  
Blogger Mayor Koenig said...

Pue mira colega, eso es un descubrimiento que hice hace tiempo ya. Estas forzado a controlar el sentimiento (se podra decir ahogarlo antes que nazca), porque sino te vas a quedar jodido, para decirlo de forma clara

El problema es que es una solucion inmediata, no a largo plazo, que aun no la he encontrado y estoy empezando a dudar que exista.

Ay, que feliz eramos cuando eramos ignorantes...

06 julio, 2006 00:47  
Blogger CardinalXiminez said...

Diga usted que sí, herr Thomas.

Como te comas la cabeza, pierdes...pero...¿y lo que te llena?

Porque quizás sea eso, que estar pensando en una tía nos entretiene más que estar pensando mamarrachos todo el día, que es lo que solemos hacer.

En fin: mientras dura, qué te sea leve, Mamo del espacio.

Hasta más ver.

07 julio, 2006 02:21  
Blogger Portman said...

La verdad es que al menos las tias estan mas buenas que los mamarrachos XDDDDD. Nah si a mi estas cosas, ya me afectan poco (madurez puede ser?), pero bueno, si ves a un amiguito joio pues no te gusta, y tambien lo que pasa es que cuando estas a las 2 de la mañna y te pones a escribir pues casi siempre merece la pena ponerlo.

07 julio, 2006 12:33  
Blogger On said...

Sí, puedes estar seguro de ello.

Pero hace meses que quemé aquella libreta, esta vez en otras escaleras.
Sobre el resto... bueno, creo que también lo quemé.

09 julio, 2006 14:09  

Publicar un comentario

<< Home

ecoestadistica.com