lunes, abril 24, 2006

No importa exclamó Dick Turpín, huiremos por la claraboya. Y al cabo de media hora... ¡Maldición, si no hay claraboya!


Al final no voy a hacer la entrada de YPQN. Hasta que no este la web montada no puedo, además de otras razones.

He pasado tanto tiempo sin escribir porque quería cumplir con lo que había dicho, pero finalmente he decidido que ahora mismo no es el momento adecuado; sin embargo ya llegara, no os preocupeis. Además he estado ocupando haciendo nada, que es algo que me ocurre muy amenudo y que ahora mismo no me puedo permitir; más teniendo en cuenta que se aproxima el final de muchas cosas así que apañado voy. Hay que estudiar, hay que presentar los informes del trabajo y ... hay que mentalizarse para cambiar radicalmente de modo de vida en los póximos meses.

Con tantas cosas en la cabeza, a veces es inevitable morir un poco por dentro e intentar matar a la gente que te rodea solo por el hecho de que si te meten en la cárcel ya no tendrás que preocuparte de todo lo que te agobia.

Afortunadamente cada persona tiene su solución para este tipo de problema. Tiene una escapatoria, una burbuja, una actividad en la que centrarse y que hace que se le olvide todo. Además es asombroso, es empezar y automáticamente el mundo desaparece y cuando acabas, es como si hubieses exudado todos los problemas de tu cuerpo. Probablemente vuelvan, pero durante esa media hora, 2 horas,... no están en tí. Reconforta.

En mi caso, lo he descubierto sobre todo en las navidades pasadas, es tocar el violín. Siiiiiiiiii toco el violín. Lo he tocado toda mi vida aunque lo dejé en el año pum (cuando entre en la uni). Tampoco era bueno. Soy demasiado vago para ser bueno. Había que estudiar 5 horas al día y yo solo estudiaba 2 y con esfuerzo. Se nota demasiado y es un mundo muy competitivo. Curiosamente empecé obligado por mis padres, y para que negarlo, lo odiaba un poquito. Pero hice muy buenos amigos, gente a la que quiero un montón y al final,... acabé amándolo. Amándolo a mi manera claro está, o sea, a ratos y generalmente acudiendo a él cuando estoy mal o bien. Si estoy normal, hago otras cosas.

En cuanto lo pillo el mundo desaparece, en cuanto lo dejo, el mundo ha empezado de cero, pero el muy jodido se recupera en poco tiempo. Tampoco lo toco mucho, 1 hora generalmente y una vez a la semana. Tampoco tengo tiempo para tocarlo más. Tampoco iba a tocarlo más.

Imagino como va a sonar lo que quiero tocar o, gracias a mi educación musical, puedo saber como tocar una canción e incluso la mayoría de las notas. Ventajas de haber estado 10 años escuchando un mismo instrumento. Lo malo del mundo de la música es que es muy pedante y muy difícil. Lo bueno es que la gente lo flipa a veces y tu te ries en tu interior, porque para ti hay cosas que son muy fáciles y la gente lo ve imposible. Es como cuando un niño pequeño se queda admirado de tu capacidad de sumar y restar. Pues igual, pero con pedantería.

A la gente le suele causar mucha sorpresa enterarse de que toco el violín. Además siempre me piden que les toque algo. Lo haré ... algún día. Nah en serio, quiero hacerlo y lo haré. Además es un método genial para conquistar mujeres, jejejeje, caen rendidas (increible pero cierto jajaja). No se tocarlo muy bien pero se finjir mucho; y he descubierto a lo largo de los años que la gente que no sabe a veces distinguir si una nota no es así o es que el "artista" ha improvisado algo. Es genial, "siempre que te lo creas, todo queda bien"

Hasta la vista cowboy del espacio

6 Comments:

Blogger On said...

Lo del violín lo sabía, pero... ¿¡sabes sumar y restar!? Halaaaa!!
xDDD

25 abril, 2006 01:26  
Blogger Txiki said...

Pues me has sorprendido! precisamente ayer que jugabamos con una guitarra, comentaba que me gusta mucho el sonido del violín. Pensaba embaucar a mi posible descendencia pero veo que tampoco es cuestión de obligar. Aunque tienes razón, se liga más.

25 abril, 2006 23:08  
Blogger Portman said...

Obligales. Que se jodan. Ademas, vas a estar aguantandoles todo el dia en casa?? ni de coña.

Luego te lo agradeceran

O no, pero escribiran un post agradeciendotelo, mientras te odian por su malgastada juventud. A lo mejor las dos cosas. Pero eso era ser padre no?. Creo que lo pone en el manual...

26 abril, 2006 00:41  
Blogger SABOTAJ/GE said...

Lo del violín me pareció curioso en su tiempo.
Supongo que la educación musical hace que tengas más capacidad a la hora de jugar más al Beatmania o al Guitar Hero, que acaba de salir.

Fuera coñas; sí, es algo competitivo lo musical. No por experiencia propia, sino por lo que me contaron hace algún tiempo.

26 abril, 2006 20:17  
Blogger Txiki said...

Portman. Aguanto a mas de 20 niños en cada clase que no son mios durante todo el dia. Espero poder aguantar unas horitas a un par que sean de mi sangre... y sino tb les puedo apuntar a arte, deportes...o mandarles a la p calle simplemente..será que no hay pa elegir

26 abril, 2006 23:33  
Blogger On said...

Engánchalos a la tele: nueve de cada diez dentistas lo recomiendan.

In Box We Trust.

28 abril, 2006 10:14  

Publicar un comentario

<< Home

ecoestadistica.com